Ajoblanco de coco con cigala

Ajoblanco de coco con cigala

Crema

Ajoblanco de coco con cigala. Hace ya tiempo, que para muchos de los que internauteamos por la blogesfera gastronómica, conocemos al Monaguillo. Poco a poco hemos ido sabiendo algo más de él, como que se llama David, que es de Salamanca, que tiene una creatividad inagotable…y poco más, suficiente. Sin embargo, leyendo sus recetas, los comentarios en su blog Pecados del Monaguillo (muchas veces mordaces y muy realistas sin almibaramientos gratuitos, tan en boga en este mundillo).

El caso es que lo leía casi siempre desde el anonimato, pero hace relativamente poco tiempo que ha tenido la gentileza de proporcionarme un par de recetas cuando se las he pedido. Una de ellas ha sido este Ajoblanco de Coco con Cigala, que me enamoró en cuanto lo ví. Bueno, de sus platos, hay tantos que me enamoran….

  • Ingredientes :
  • 70 gr de almendras crudas (yo puse un puñado generoso)
  • Miga de pan remojada en agua (yo puse la miga de dos rebanadas anchas)
  • Medio diente de ajo ( si esta blanqueado y sino 1/4) -se me fue la mano y puse dos…no coment.
  • 80 gr de aceite de oliva virgen – puse el que creí oportuno. No mido.
  • Leche de coco al gusto ( unos 100 gr) – puse más de la mitad de la lata, osea unos 150 ml
  • 250 ml de agua fría (los debí clavar)
  • Sal fina y vinagre de jerez
  • Una cigala fresca por persona
  • Cebollino fresco

El problema fue que yo me apunté todo muy bien….para cuando fuera a hacerla, pero resulta que ese momento me pilló en casa de mi amigo Aitor en la cena de pintxos que organizamos, y la receta de ajoblanco de coco con cigala se quedó en mi casa. Desastre. Menos mal que la había leído un par de veces y me había quedado con lo importante.

Una de ellas ha sido este Ajoblanco de Coco con Cigala, que me enamoró en cuanto lo ví

Salvo este detalle, todo salió perfecto.

Poner en un vaso batidor las almendras frescas, la miga de pan y el ajo y batirlo a máxima potencia hasta que quede una crema fina.Añadir el aceite a hilo fino mientras seguis triturando.

Agregar la leche de coco al gusto -yo pusé más de lo que me dijo David en su receta original,  porque no le pillaba el punto de coco que yo quería-. Acabar añadiendo un vaso de agua fría (mineral si el agua es de las malas, pero en Donosti de grifo porque es fantástica).

Ponerlo al punto de sal y vinagre que cada uno prefiera y si queréis aún una textura más fina, pasarlo por el colador. Yo no lo hice y me encantó así tal cual.

Por otro lado, ensartamos una cigala en cada palo de brocheta, las pasamos un par de segundo por plancha fuerte o en microondas.

Picamos un poquito de cebollino, aunque quería haber reducido el resto de la leche de coco hasta que quedara una capa tostada que hace las veces de unos trocitos de coco dorado crujiente, que hubiera puesto al final por encima. Tiene un sabor intenso y una textura fantástica.

Emplatamos el ajoblanco en vasitos o copas. Introducimos la cigala (mejor que se vea algo), un poco de cebollino, unas gotas de AOVE y el coco crujiente (David proponía un poco de almendra picada). Prometo volver a hacerlo con el tema del coco como yo quería y en copa de vermouth que seguro que queda muy chic, fashion, cool….Gracias monaguillo, por compartir tu sabiduría pecadora.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)
Cerrar menú
×
×

Carrito