Empanadillas de cocido

Empanadillas de cocido

Una de las cosas que más me gusta de las sobras de guisos de carne, es la versatilidad que ofrecen para otras elaboraciones. Y la opción de empanadillas de cocido, como elemento “recogedor” de cualquier sobra me parece perfecta. Suelo usar las obleas de la Cocinera, porque son las que usa mi madre, y aunque he probado en el mercado alguna otra marca, no me han gustado tanto los resultados.
Para esta receta he usado las sobras de la carne del cocido que me sobró en otra ocasión y congelé por no tener tiempo para hacer nada con ella. Suelo hacerlo con vista, y dejo algo de verdura.

Ingredientes:

  • Carne de cocido (300grs).
  • Harina (1cucharada rasa).
  • Zanahoria.
  • Cebolla.
  • 1 Taza de leche.
  • Aceite.
  • Sal.

Picar la carne que tengamos guisada o hervida-aguja, morcillo, espalda…- de ternera o si tenemos algún trozo también de cerdo. Se puede incluso añadir un poco de chorizo y jamón a la mezcla. Yo uso la picadora 1,2,3 de moulinex. Añadir unos trozos de zanahoria y cebolla que añado al caldo del cocido que le aportan jugosidad.

Poner la carne en una cazuela y añadir un poco de harina (para 300 gr de carne, 1 cucharada rasa o menos). Removemos en el fuego para que se integre con la carne y añadir una taza pequeña de leche. Se podría hacer sin esto, pero es para darle un poco de jugosidad extra. Se podría usar la carne de cualquier tipo y cualquier guiso (rabo estofado, caldereta de cordero, carrilleras…..).

Remover hasta que espese y dejar enfriar antes de rellenar las empanadillas. Si se van a hornear, pincelar con huevo batido. Para las fritas no hace falta.

Rellenar las empanadillas de cocido, doblar y cerrar apretando los bordes con las puntas de un tenedor. Hacer unas cuantas y freírlas en aceite bastante caliente. Yo he optado por las dos opciones. Fritas y horneadas, que es una manera de reducir calorías considerablemente. Sacar de la sartén a papel absorbente. Se pueden comer calientes o frías como prefieren en casa.

Como véis en la foto superior, el resultado es bastante diferente, tanto por fuera, como al comerla. Suelen gustar más las fritas, pero a mí cada día me convencen por muchos motivos más las horneadas. Menos calorías, menos suciedad, sientan mucho mejor, menos colesterol….
Con una ensalada de lechuga o de tomate, es una comida estupenda y completa

Trucos:

  • el relleno debe estar frío
  • las obleas mejor recién sacadas de la nevera a la hora de empezar a rellenarlas
  • tener el aceite ya al fuego -bajo- mientras se rellenan
  • no quitar el papel que separa las obleas y ayudarnos de él para doblarlas y cerrarlas
  • Si te sobran obleas, siempre puedes rellenarlas con algo dulce, como en nuestra receta de empanadilla de manzana y canela.
  • en caso de congelarlas hacerlo con el mismo papel. Se congelan crudas, antes de hornear/freir

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cerrar menú
×
×

Carrito